Principales ventajas del uso de hidrodemolición frente a los métodos tradicionales de demolición

El empleo de medios mecánicos está muy extendido en los trabajos aplicados sobre hormigón. Muchas veces, para abaratar costes, se utilizan este tipo de métodos sin pensar en las posibles consecuencias que pueden surgir después de su uso: las armaduras pueden quedar dañadas, dejándolas inservibles; se transmiten vibraciones que pueden provocar nuevas fisuras estructurales en el hormigón colindante… por no hablar de la suciedad que se produce y lo lento y lastimoso que resulta todo el proceso de trabajo.

A todo esto hay que añadir la mala cohesión entre el hormigón nuevo y el antiguo, teniendo, por tanto, menor resistencia al desgaste.

El resultado final de los proyectos llevados a cabo con los métodos de demolición tradicionales suele ser bastante deficiente en muchas ocasiones, lo cual se traduce en una menor durabilidad de las estructuras reparadas y en un derroche de tiempo y dinero.

estructura dañada martillo percutor
Los métodos tradicionales son muy invasivos

Hidrodemolición, la mejor alternativa

La hidrodemolición es uno de los métodos de reparación más avanzados y con mejores resultados finales de cohesión. Esta técnica muestra importantes ventajas respecto a otros métodos en cuanto a rapidez, limpieza, coste y seguridad.

Frente a escarificadores y fresadoras, presenta la ventaja de poder profundizar por debajo de la armadura, algo que resulta imposible con las técnicas tradicionales. El empleo de útiles diamantados es igual de limpio y respetuoso con la estructura, sin embargo presenta limitaciones, ya que para conservar la cohesión se debe mantener la armadura.

corte disco diamante
Corte con disco de diamante

A diferencia de los métodos tradicionales, la hidrodemolición no genera microfisuras en el hormigón, ni el despegue de las armaduras del interior de la estructura, proporcionando, además, una superficie rugosa de inmejorable adherencia ante cualquier revestimiento posterior.

hidrodemolición hormigón rugosidad adherencia pavimento
Detalle de rugosidad generada con hidrodemolición

En el proceso de hidrodemolición el agua penetra en la superficie y arranca sólo la capa dañada de hormigón, manteniendo el resto de la estructura y el refuerzo intactos. Una vez retirado el hormigón, aparece una superficie rugosa en buen estado que permitirá que el nuevo hormigón se adhiera al antiguo manteniendo así el monolitismo inicial.

¿Necesita ayuda?

Estamos a su entera disposición para resolver cualquier duda o consulta relacionada con nuestros servicios.